Aún se desconoce cuál es el origen del autismo. Si bien existe una línea de investigación sobre causas genéticas, esta condición no responde a una alteración puntual del ADN, sino a diversos daños posibles en el material genético.

Los trastornos del espectro autista (TEA) causan una alteración neurobiológica del cerebro en el desarrollo. Esto genera modificaciones en la conexión de redes neuronales, principalmente, en el área del lenguaje, de las habilidades sociales y de la flexibilidad de la conducta

Desde hace unos años, es habitual la percepción social de que existe un incremento en el número de casos. Pero los especialistas atribuyen este fenómeno a dos cuestiones: por un lado, al aumento de la sospecha, provocada por un mayor conocimiento de esta condición a nivel mundial y por el otro, a la necesidad médica de detectar tempranamente a estos pacientes para adelantar las intervenciones terapéuticas.

Las personas con TEA presentan grados de intensidad muy variables, por eso los expertos destacan que puede presentarse o no compromiso de la capacidad intelectual y del lenguaje, pero que en todos los casos se encuentra afectada la interacción social y la comunicación, con aparición de intereses o patrones de conducta restringidos y repetitivos.

El origen del autismo todavía no está del todo claro. Si bien existe una línea de investigación sobre causas genéticas, esta condición no responde a una alteración puntual del ADN, sino a diversos daños posibles en el material genético. Además, hay factores ambientales que podrían colaborar en el desarrollo de esta condición.

En el marco del último Día Mundial de Concientización sobre el autismo que se celebra cada 2 de abril, la Sociedad Argentina de Pediatría, indicó las principales señales de alerta de autismo en el desarrollo temprano

1 – A partir de los 3 meses, si un bebé no sonríe ni expresa alegría a otras personas

2 – A partir de los 6 meses, si un bebé no produce intercambio de sonidos, sonrisas o gestos faciales

3 – Si a los 10 meses un bebé no responde a su nombre, ya sea prestando atención o sonriendo a quien lo llamados trastornos del espectro autista (TEA) afectan la interacción social y la comunicación, con aparición de intereses o patrones de conducta restringidos y repetitivos

4 – Si a los 12 meses un bebé aún no balbucea ni vocaliza

5 – Si a los 12 meses el pequeño no genera intercambio de gestos, como señalar, alcanzar, mostrar o saludar con la mano

6 – Si el niño o niña no dice ninguna palabra a los 14-16 meses

7 – Si el niño o niña no dice ninguna frase con sentido de 2 palabras (sin imitar o repetir) a los 24 meses

8 – La pérdida del lenguaje, del balbuceo o de una habilidad social a cualquier edad

La doctora Agustina Vericat, médica pediatra especializada en Desarrollo, y co-coordinadora del Programa Integral de Formación Profesional en Desarrollo Infantil de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) señaló que “muchos niños desarrollan además trastornos sensoriales, como molestias producidas por los ruidos del ambiente o las texturas que se tocan o que se saborean, afectándoles inclusive la ingesta de determinados alimentos. Estas características afectan el funcionamiento en la vida diaria para el niño y para su familia”.

Fuente del artículo: https://www.infobae.com/salud/2022/04/02/autismo-8-senales-de-alerta-temprana-segun-los-expertos/